AÑO 2006 Año 2. No.8, Octubre- Diciembre 2006

¿Hacia una cultura integrativa?

por Roberto Veiga González

Ante la incitación

Resulta incitante el análisis actualizado de Carlos Manuel Raya en su ensayo: La Abuelita Blanca. La crisis de la alta cultura en Cuba ocho décadas después. Muchos aspectos tratados me suscitan una inquietud casi irresistible por dialogar e investigar acerca del tema. Ahora mismo, quisiera discurrir sobre algunas de esas cuestiones, pero ello resultaría una labor amplia e intensa, imposible de concretar a tiempo y en el espacio necesario para ser publicado en esta revista.

Por tanto, sólo intentaré una reflexión breve acerca de la identidad nacional y la conciencia colectiva, materia igualmente tratada por Jorge Mañach, a partir de dos ideas presentadas por el autor en una especie de adagio unificador propuesto por Mañach: El interés de uno es el interés de todos: Cuba primero; y la propuesta del autor de intensificar, en la historia cultural de nuestro país, una etapa denominada integrativa. Este período integrativo sería, para Raya, una continuación de las etapas precedentes, señaladas por Mañach: la pasiva, la especulativa, la ejecutiva y, por último, la adquisitiva, donde, a juicio del autor, crecieron fuertes elementos psicológicos y sociológicos de desintegración colectiva.