AÑO 2007 Año 3. No.9, Enero - Marzo 2007

La disolución de la Acción Católica (III y final)

por Esperanza Purón

Al igual que casi todo el pueblo cubano, las asociaciones laicales se sumaron al júbilo cuando, en enero de 1959, triunfó la Revolución y, en un manifiesto colectivo, manifestaron su sincera y desinteresada adhesión a la Revolución triunfante que tuvo el concurso más eficaz del catolicismo, con el aporte de vidas y sangre de sus mejores líderes; expresando también las aspiraciones de los católicos cubanos respecto a la libertad religiosa, la de emisión del pensamiento, la de enseñanza, que lleva consigo el derecho de los padres a decidir sobre la educación de sus hijos, la libertad de asociación y reunión [Boletín de las Provincias Eclesiásticas de Cuba No. 4, 24 de Febrero de 1959, p. 129]