Luz de soledad y sus ecos en Cuba

por Teresa Díaz Canals