AÑO 2012 Año 8 - No.30, Abril-Junio 2012

Re-Señas de libros

por Jorge Domingo Cuadriello

Con una tardanza de más de dos décadas, finalmente ha salido impresa esta valiosa compilación de la dispersa obra literaria de la malograda poetisa jiguanicera María Luisa Milanés. Fallecida a la temprana edad de 26 años sin haber logrado publicar un libro, no obstante su apasionada entrega a la creación poética, el notable valor de sus versos y la riqueza acumulada por su padre, Coronel de la Guerra de Independencia, solo la abnegada labor de rescate de algunos de sus más cercanos admiradores, en primer lugar el director de la revista manzanillera Orto, Juan Francisco Sariol, había alcanzado a preservar una discreta parte de sus escritos.

El resto había sido destruido, o permanecía inédito o escondido en viejas publicaciones periódicas. Conocida entonces de un modo insuficiente, no había sido merecedora de una acertada valoración y la severidad de la crítica había caído sobre ella. En la selección La poesía moderna en Cuba (1882 – 1925) (1926), Félix Lizaso y José Antonio Fernández de Castro declararon: “María Luisa Milanés debe ser admirada más como temperamento poético que como realización artística”. Y Cintio Vitier, por su parte, en Cincuenta años de poesía cubana (1902 – 1952) (1952), después de considerar los temas que la obsesionaron, su incompleta formación literaria y el medio provinciano en que le tocó vivir, afirmó de un modo categórico: “…sus versos no pueden tener madurez ni riqueza”.