AÑO 2005 Año 1. No. 3. Julio - Septiembre de 2005

Liberalismo: un tema actual (II y final)

por Roberto Veiga González

No sin obstáculos los liberales fueron consolidando sus posiciones y consiguieron introducir en muchas mentes, como si fuera un dogma, su ideología. Esta doctrina, que aspira a ser visión global, absoluta e inmanente, ve al hombre como un ser aislado y lo presenta como un sujeto histórico único frente a un mundo material del que debe sacar el máximo de provecho; con el “propósito” de salvaguardar la integridad de su libertad niega la dependencia del hombre respecto a Dios y como consecuencia introduce variaciones decisivas en el modo de entender cómo actúa la persona. En este empeño toma como punto de partida la negación de que existen determinados tipos de condicionamientos, normas, pautas o leyes, y establece la libertad absoluta en beneficio individual, aunque esto implique la aniquilación de los más débiles, como la única norma establecida por la naturaleza humana.