AÑO 2006 Año 2. No.5, Enero- Marzo 2006

Laicismo, laicidad y convivencia social.

por Lenier González Mederos

El sábado 3 de mayo de 2005, apenas pocos días después de su elección como Sucesor de Pedro, el papa Benedicto XVI recibía en el Vaticano al presidente italiano Carlo Azeglio Ciampi, la primera visita oficial de un jefe de Estado al nuevo Pontífice. Por aquellos días, la prensa mundial se hizo eco de las palabras del Papa Benedicto XVI en su primera reunión con el Presidente de la República italiana. Al día siguiente el diario La Repubblica sentenciaba: El Papa reclama una legítima laicità del Estado (Il Papa ritiene legittima una sana laicità dello Statu). En amplios titulares la prensa en lengua española resaltaba que el Papa ve legítimo un “sano laicismo del Estado”. Otros hablaron de la legitimidad de una “sana laicidad del Estado”. Medios de prensa tan importantes como los periódicos La Razón y ABC, o los sitios web de las agencias noticiosas ACI Prensa o Europa Press tradujeron “laicità” por “laicidad”. Por “laicismo” se decantaron otros importantísimos medios noticiosos: EFE, El País, La Vanguardia, El Mundo. Como podemos apreciar, los referidos términos desataron un desencuentro total entre los profesionales de la prensa, que en cierto sentido es reflejo del desconocimiento que al respecto prima en la sociedad.