El pasado día 25 de diciembre de 2005, firmaba “junto a San Pedro” su primera Encíclica el Papa Benedicto XVI. Su título: “Deus Caritas est”, “Dios es Amor”.

Ya en estos meses pasados han sido escritos algunos comentarios y análisis del texto de este documento pontificio por autores de reconocida sabiduría y experiencia.

No pretenden estas líneas llegar a tan altos niveles, sino que su propósito es, simplemente, compartir con los amables lectores de esta publicación, los párrafos más importantes del documento junto con algunas reflexiones e impresiones, tanto personales, como también recogidas de otras fuentes más autorizadas, sobre el texto y su autor. Lo que llama ante todo la atención de muchos y ha sorprendido a un sector de la opinión pública es el mismo título o, por mejor decir, el contenido de la primera Encíclica del Santo Padre Benedicto XVI.