Estoy recordando mi primer día en la escuela Vocacional “Máximo Gómez Báez”, de Camagüey (año 1976). Han pasado más de tres décadas y solo alcanzo a percibir el recuerdo difuso de una multitud de uniformes azules que lo inundaba todo.