Ponencia inédita presentada en el III Congreso Iberoamericano de Pensamiento. Holguín, 2006.

ACTO PRIMERO: ÍNTIMA LIBERTAD

Estamos demasiado acostumbrados -patrones culturales por medio- a las manifestaciones físicas de la audacia. Yo no pretendo una ingenua exaltación a priori de la actitud contemplativa -por sí mismo el pensar supone un hacer pluridimensional que lo complemente y le dé existencia en el mundo material-, sino una reflexión íntima en torno al siguiente problema: hasta dónde el principio de toda emancipación radica en un primer acto de liberación interior. El fundamento lo ofrece la historia de nuestro pensamiento, cuya lección primera y mayor parece ser, en efecto, que si no somos libres en el pensar, sencillamente no somos libres (…)