La misma excepcionalidad se repite cuando finalmente en 1898 culminaron las guerras anticolonialistas con la rendición del ejército español, solo para ser reemplazado por la guerra hispanocubano-estadounidense, y el neo-colonialismo norteamericano…