Finalmente tengo la oportunidad y el ánimo de responder a un comentario publicado en Espacio Laical (no. 2 de 2008) sobre una opinión que escribí, titulada “El socialismo requiere la solidaridad y esta no se construye apelando al egoísmo”, que fue publicada en el número 52 de la revista Temas. El trabajo surgió en reacción a planteamientos de Aurelio Alonso en una entrevista (Progreso Semanal, 7 de octubre de 2007).

Aurelio es una persona a quien estimo mucho y sé que estamos de acuerdo en lo esencial, pero me parece importante iniciar un debate sobre los objetivos que deben guiar los cambios que realicemos en Cuba y los medios para lograrlos. Cuando leí lo que escribió Juan Valdés Paz en respuesta a nuestro intercambio, también publicado en ese número de Temas, pensé que había logrado comunicarme suficientemente bien; con la excepción del tan complicado tema sobre el rol del mercado y la planificación en la construcción socialista. Dado que coincidía en casi todo con Juan Valdés Paz, no me pareció necesario responder.