La celebración del VI Congreso del Partido Comunista de Cuba, en abril próximo, debe transformar radicalmente la fisonomía económica y social de la Isla. El debate sobre “las reformas de Raúl” ha impactado con fuerza a un conjunto amplio de la sociedad cubana: desde simples cubanos de a pie, pasando por los ámbitos académicos e intelectuales, y llegando, incluso, hasta pronunciamientos públicos de prelados de la Iglesia Católica.

La magnitud de las transformaciones propuestas abrirá escenarios inéditos, que se traducen en grandes desafíos de cara al presente y al futuro nacional.