Pedro Joaquín Ravenet Hechavarría

El destino de los seres humanos muchas veces recorre un camino lineal, sin notables accidentes, de un modo que casi resulta predecible; en cambio en otras ocasiones su rumbo se altera de un modo desconcertante y varía su dirección para dirigirse, por voluntad propia o impulsado por las circunstancias, hacia extraños meandros y un fi n jamás previsto.

A esta última ruta accidentada pertenece la trayectoria vital de Pedro Joaquín Ravenet Hechavarría. En particular constituye un hecho sorprendente su relación con nuestro Apóstol José Martí, pues transitó de discípulo suyo a enemigo en el campo de batalla y, por último, a ferviente admirador de su personalidad. Estas páginas pretenden plasmar dicha historia, que hasta hoy no ha sido conocida íntegramente