Homilía pronunciada por el Santo Padre Benedicto XVI en la misa de Beatificación del Venerable cardenal John Henry Newman, celebrada el pasado domingo 19 de septiembre en Cofton Park, Birmingham, Reino Unido.