A cargo de Joroge Domingo Cuadriello

¡Curioso funcionamiento el de las sociedades humanas! No sé si a alguien se le ha ocurrido el aplicar a la sociedad -esa entidad que está a punto de absorber al individuo- las categorías de la vida religiosa primitiva.

En el siglo XIX, paralelamente al crecimiento de la Sociología, crecieron también otras ciencias; entre ellas las que estudian la mente humana en las diferentes culturas y razas: y como uno de los fenómenos de la Cultura, de todas las culturas, es la Religión, alcanzó gran desarrollo el estudio de las diferentes formas de religión, desde la magia más primitiva hasta las formas más abstractas, como la del monoteísmo de ciertas dinastías egipcias.