El presente artículo es parte de una serie dedicada al sesquicentenario de la fundación del Observatorio del Colegio de Belén, en La Habana (1858), y redime la memoria de uno de nuestros más sobresalientes meteorólogos del pasado siglo.