Oscuros siempre han resultado para la historiografía cubana los sucesos ocurridos a puerta cerrada el 5 de mayo de 1895 en La Mejorana. Tres grandes líderes de la guerra que recién empezaba se reunían a discutir detalles de la contienda. José Martí, Máximo Gómez y Antonio Maceo coincidían en este encuentro, el líder intelectual de la guerra, el Mayor General y el Lugarteniente General, tres símbolos, probablemente los que más han encarnado, tras arduas exégesis del pasado, las luchas independentistas durante el siglo XIX. Martí murió pocos días después y del minucioso diario que llevaba falta la página correspondiente al día de la reunión, Gómez  y Maceo son escuetos en sus descripciones. Los reunía la guerra y de esta se discutió. De organización se trataba todo.