Palabras pronunciadas por el Santo Padre Benedicto XVI, mediante un videomensaje, a los participantes en la iniciativa “Atrio de los Gentiles”, que concluyó en París a las puertas de la catedral de Notre-Dame, el pasado 25 de marzo.