Con motivo de la publicación por la agencia IPS del análisis de Julio César Guanche titulado Es rentable ser libres, se sucitó un diálogo entre este y Roberto Veiga González acerca de la democracia. A continuación presentamos las perspectivas de ambos juristas.

El discurso de la “transición democrática” como futuro de Cuba se afirma en un secuestro ideológico. El discurso tradicional “democrático”, cuando se dirige hacia Cuba, secuestra al menos tres hechos: a) habla de la democracia política como si fuese el todo, cuando en realidad refiere solo un contenido de ella, b) no aborda los problemas contemporáneos de las sociedades capitalistas —que le serían comunes a Cuba— y c) no parece tener algo que decir sobre los desafíos globales de hoy.