Conferencia impartida por el entonces cardenal Joseph Ratzinger, actual papa Benedicto XVI, en el mitin de Rímini (2005), Italia, organizado por el movimiento eclesial Comunión y Liberación.