En su libro Apuntaciones críticas sobre el lenguaje bogotano (Bogotá, 1906: 16), el erudito filólogo colombiano Rufino José Cuervo sentenció que: “Nada en nuestro sentir sintetiza tan cumplidamente la patria como la lengua.” Muchos decenios después, el reconocido lingüista español Vicente García de Diego nos legaría otro no menos interesante pronunciamiento en su Lingüística general y española (Madrid, 1951:36): “L a lengua, como expresión de la cultura, se estudia mejor a la luz de las vicisitudes históricas de cada pueblo, así como la historia de cada nación se ve con más claridad por los testimonios de su lengua.