Entre los laicos miembros de Acción Católica que permanecen hoy en Cuba está Anita Smith. O si lo prefieren más solemne,  Ana Gabriela Smith y Foyo. En el año que celebramos el aniversario 20 del ENEC, ha aceptado una invitación de Espacio Laical  para narrar su vasta experiencia en las labores misionera  y formativa dentro de la Iglesia Cubana Foto: ManRoVal Ana Smith nació el primero de noviembre de 1934 en Caibarién, Villa Clara, al amparo de una familia católica. El padre, notario, y la madre, ama de casa, tuvieron seis hijos. De la familia, recuerda:

“Mi padre era de los pocos hombres  en el pueblo que asistían a misa cada domingo. Estuvo entre los fundadores de los Caballeros Católicos en Sagua, 1925, con Valentín Arenas y el padre Esteban Rivas, como asesor. Nací un año después de la caída de Machado, una época marcada todavía por una gran depresión económica y mi familia decidió trasladarse a la capital del país.

Así llegamos a La Habana Vieja, donde vivimos por 20 años. Asistíamos a misa los domingos, y en otras ocasiones, en la Catedral y la Iglesia de San Francisco.