La altísima jerarquía ganada por muchos compositores con sus producciones musicales, debido al conocimiento profundo de su arte y a su indiscutible talento, inspira esta exposición que he escrito admirada ante las cualidades que algunos genios de la música pusieron a los pies de la Virgen.

Un lugar de honor merece el rey Alfonso X el Sabio por sus 420 Cantigas de Santa María (Rosa das rosas -e flor das flores- Sennoras das sennores). Entre los que han estudiado estas Cantigas, el arabista Don Julio Ribera analizó su música. Porque uno de los méritos y cualidades que contribuyeron al esplendor de estas Canciones dedicadas a la Virgen, consiste en que llevan una música especial, interpretada en notación moderna, armo nizada por Ribera, y conservando la melodía en toda su pureza.