El XXIX Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano propuso a los espectadores la impresionante cifra de 500 filmes pertenecientes a las diferentes categorías: ficción, documentales y animación, dentro de las variantes de corto y largometrajes. Con tantas películas nadie logrará construirse una imagen precisa de todo lo ocurrido en este importante evento cultural, devenido un sistema dinámico de actividades múltiples y simultáneas que, de medirse por la duración de cada una, su extensión equivaldría, tal vez, a un año de trabajo sucesivo.

Asimismo, dentro del Festival, hay tantos festivales como participantes, espectadores, seguidores, de acuerdo a la especificidad de sus intereses e itinerarios, porque nunca, durante el evento, verán todas las películas, ni asistirán a todas las conferencias, exposiciones, coloquios, recepciones, lanzamientos, intercambios  y reuniones.