La afirmación de la libertad religiosa, en sentido técnico, puede considerarse una difícil e importantísima conquista conseguida, en medio de dificultades teóricas y prácticas, tanto en la sociedad occidental como en la Iglesia católica.