«Escribo para dejar fielmente señalado los sucesos que he visto por mis ojos, no los que nadie me haya contado o que haya leído». Diario íntimo de la Revolución Española, José María Chacón y Calvo.

Después de leer este libro he aprendido a querer todavía más al viejo, dijo Monseñor Carlos Manuel de Céspedes cuando concluyó la lectura del Diario íntimo de la Revolución Española, de José María Chacón y Calvo, publicado recientemente por el Instituto de Literatura y Lingüística.

Posiblemente Carlos Manuel, también literato, conocedor de la historia, y amigo del hispanista ⎯quien allá por 1960 ya le había propuesto ingresar a la Academia Cubana de la Lengua en su entonces carácter de director⎯ hablaba de esos lados humanos, contradictorios, desgarradores y desnudos de todo ropaje doctrinario que afloran en las buenas memorias de guerra.