Uno de los acontecimientos gratamente sorprendentes de la televisión cubana fue la  exhibición completa, por el canal Cubavisión, de la afamada serie Los Soprano, creada por David Chase y emitida por la poderosa y prestigiosa cadena norteamericana de televisión por cable HBO. La serie constó de 83 capítulos divididos en seis temporadas, que dieron inicio en el año 1999 y culminaron en 2007. La teleserie se convirtió en un fenómeno mediático en Estados Unidos y en muchos otros países, pese a acercarse a una temática recurrente tanto en el cine como en la televisión norteña: la llamada mafia ítalo-norteamericana, temática que posee unas cuantas obras maestras y que a estas alturas ya parecía no dar más.