Reflexiones a los 15 años de El amor todo lo espera

En 1993 Cuba atravesaba una profunda crisis económica, resultado de la abrupta alteración de sus relaciones comerciales tras la caída del socialismo europeo. Las dificultades en la economía tenían importantes repercusiones sociales y en su conjunto constituían un serio desafío para la vida  nacional.

Es en estas complejas circunstancias que la Iglesia decidió expresar públicamente su visión sobre estos problemas y sus consideraciones acerca de las vías posibles para enfrentarlos. Se hizo conocer de esta forma el mensaje del episcopado cubano El amor todo lo espera, firmado el 8 de septiembre de 1993.