Algunos analistas han acuñado la frase “oposición leal” para referirse a un presunto desempeño político, diferente al Partido Comunista de Cuba, que pudiera ser legalizado en la Isla para realizar, de alguna manera, un quehacer dentro del actual sistema socio-político. Ellos consideran la existencia futura de tal posibilidad como uno de los nuevos elementos que pudieran integrar el perfeccionamiento de nuestra democracia. Sin embargo, dicho concepto ha causado molestia en determinados sectores, pues parte de cierta  aceptación del actual sistema e incorpora el término “leal” y con ello –según quienes se molestan- evocan fidelidad a las autoridades actuales.