Estimados hermanos y amigos:

Nos hemos congregado para celebrar la X Semana Social Católica de la Iglesia en Cuba. Celebrar es disfrutar la oportunidad de contemplar la vida desde una perspectiva más elevada. Hoy el Señor nos regala la posibilidad de repensar el compromiso de transformación de nuestra sociedad con creatividad y audacia, de crecer en libertad y generosidad en lo individual y en lo comunitario, de profundizar en nuestros procesos de conversión pastoral.