Los saludo al comenzar estas jornadas de estudio y reflexión de la Semana Social. En la celebración matutina ya vimos el espíritu que debe animar a los participantes, que es el del diálogo que acerca, que crea puentes y se hace así imprescindible para mirar hacia el futuro. Porque no se trata, en una reunión como ésta, de hacer análisis críticos que terminan en constataciones casi siempre frustrantes.