Desde tiempos inmemoriales los sabios han buscado la forma de hacer comprensibles, para los simples mortales, conceptos que de alguna manera son difíciles de entender. Y esto pudiera explicarse porque los sabios saben que los mortales más simples, como los niños y los campesinos, no se andan con esmeros a la hora de explicar lo difícil, lo complejo, con palabras sencillas, entendibles para todos.

En una película antológica como Filadelfia, Denzel Washington interpreta a un abogado querellante que demanda a compañías y dueños por daños a las personas. En ese difícil mundo que es el ejercicio de la abogacía en los Estados Unidos, las cosas deben quedar muy claras entre clientes y defensores.